Eurovisión makinera

23.05.2015 11:12

Este fin de semana se celebra el 60º certamen de uno de los eventos musicales más conocidos de toda Europa: Eurovisión. Este evento, que formalmente se llama Concours Eurovisión de la Chanson, fue ideado por la Unión Europea de Radiodifusión en 1955, con sede en Suiza, y tenía por objeto realizar un festival de la canción internacional en el que todos los países de Europa pudieran participar. En principio, se trataba de un puro experimento televisivo, pues se pretendía transmitir el festival de modo simultáneo a todos los países participantes, cosa que se consiguió, pero con el paso de los años se fue institucionalizando. Y ya van seis décadas, que se dice pronto.

El festival de Eurovisión ha propiciado el éxito de grandes artistas y de algunas canciones que todos conocemos: Waterloo, de Abba, fue la canción ganadora de 1974; Volare, de Domenico Modugno, fue la canción ganadora de 1958; Eres tú, de Mocedades, fue la canción ganadora de 1973, y un verdadero hito musical para nuestros padres; y artistas como Celine Dion se dieron a conocer gracias a este festival. Como vemos, este certamen es historia viva de la música europea. Y de la makina.

No obstante, de un tiempo a esta parte, este certamen pop internacional se ha convertido en una pasarela freak donde una caterva de pseudoartistas hacen el imbécil y defecan con profusión sobre sí mismos, provocando la vergüenza ajena de propios y extraños. No obstante, ello no ha supuesto un descenso de su popularidad, al contrario, el fenómeno freak ha conseguido movilizar a través de las redes sociales a una cantidad ingente de trolls, y la panda de gualtrapas que se han presentado a los últimos eventos han obtenido una gran repercusión mediática. Y España, como no podría ser de otra manera, ha liderado este “salto hacia la caspa absoluta” de Eurovisión. Ejemplos hay unos cuantos, como el infame Rodolfo Chikilicuatre y su canción reggaeton de producción infame, pretendidamente freak y casposa, o Daniel Gines con su Algo Pequeñito, que directamente sublimó la palabra hortera, haciendo estallar el medidor de caspa. La guinda del pastel fue la incursión de Jimmy Jump en la actuación de este último payaso, un ganso cuyo único trabajo conocido es colarse en eventos de todo tipo con una barretina, que se unió a la coreografía sin que se notase. En definitiva, España en estado puro. Y Europa entera refocilándose en este pozo de mierda.

Pero en fin, historia y actualidad de Eurovisión a parte, este artículo tiene por objeto establecer una vinculación entre este certamen y la música makina. Y no, no me refiero a la makina hortera; o sí, depende cómo se mire, porque nosotros también tenemos Rodolfos Chikilicuatres, pero ése no el asunto. El asunto que pretendo abordar con este artículo es la conexión que existe entre la canción ganadora de Eurovisión en el año 2000 y el maxi makinero más vendido de toda la historia. Y esa conexión tiene un título: Fly on the wings of love.

THE OLSEN BROTHERS - FLY ON THE WINGS OF LOVE

En muy raras ocasiones el éxito proviene de la calidad de una canción, de su profunda melodía, de su intensidad, su instrumentación y su inteligente letra. Como imaginaréis, y habréis podido escuchar, éste no es uno de esos casos. En el festival de Eurovisión del año 2000, dos viejunos daneses con guitarras eléctricas llamados The Olsen Brothers, bastante conocidos en Dinamarca pero sin proyección internacional, presentaron la canción de Fly on the wings of love. La canción es pegadiza, habla de amor adolescente, y está bien construida, pero no es precisamente un dechado de virtudes desde otros ángulos musicales. Y le añadimos que está interpretada por dos hombres maduros con el pene marchito, la cosa se torna, cuanto menos, perturbadora. Pero en cualquier caso, esta canción ganó Eurovisión en el año 2000, y toda Europa la escuchó por la radio y la vio por televisión.

Y aquí es donde entra en juego XTM. Un productor makinero catalán que ve una oportunidad y la aprovecha. A finales del mismo año, salió el maxi XTM presents Annia - Fly on the wings of love, reventando literalmente las listas de ventas de toda Europa, no sólo makineras, sino de otros estilos electrónicos. Número uno en ventas de Irlanda y Reino Unido, escuchada y pinchada en toda Europa durante varios años, reeditada por más de 10 discográficas, alguna de ellas Norteamericana, y conocida hasta por mi novia (que descubrió La Danza Feliz de DJ Brujo & Maquiabelik la semana pasada). El mayor éxito comercial makinero de la historia. Mucho más que el Flying Free, que ya es decir.

XTM PRESENTS ANNIA - FLY ON THE WINGS OF LOVE

Ésta es la historia de la canción makinera más conocida e internacional de todos los tiempos. Comercial a rabiar, versión electrónica de una canción pop de Eurovisión, musicalmente mejorable, instrumentalmente mediocre y, para muchos makineros, incluso odiosa, esta canción es nuestra carta de presentación de nuestro estilo internacionalmente. Nos guste o no, ése es el lugar que ocupa en nuestra historia.

Y todo comenzó en Eurovisión.

Contacto

Granollers On Fire contacta@granollersonfire.com