Himnos curiosos: Andorra

20.05.2015 21:21

De un tiempo a esta parte me han entrado muchas ganas de dedicar mi primer artículo del Blog a Granularius Igni. Los artículos dedicados a Granollers on Fire y a Requiem Makinero gozan de muy buena salud, y disfruto bastante escribiéndolos y pensándolos, pero notaba que este trípode no estaba completo. Y hoy, mediante este artículo, iniciaré mi andanza bloggera por este tercer apartado de mi cosmogonía granollersonfiresca, con la intención de acercaros no sólo música electrónica, sino historia, cultura y, si algún día lo permite mi cerebro tras 8 horas diarias de abogacía, derecho.

Si sois seguidores de mis podcast, sabréis que el último programa de Granularius Igni lo dediqué a los himnos de los diferentes países de Europa. Sí, ya sé que hace más de un año de este último programa, y que la comparación con Requiem Makinero y Granollers on Fire duele a los oídos, pero tengo varios proyectos en mente y Granularius Igni no está muerto y enterrado, os lo aseguro. En fin, no me voy por las ramas. Uno de los himnos que os presenté en ese podcast fue el del minúsculo país vecino que tenemos enclaustrado en los Pirineos: Andorra. Un país que, realmente, está lleno de curiosidades, y su himno no es una excepción.

Desde luego, si en pleno siglo XXI comentamos a un extranjero que los Jefes de Estado de Andorra, o Copríncipes, son el Presidente de la República Francesa y el Arzobispo de Urgell, cuanto menos recibiremos un arqueo de ceja. Un Presidente de República del país vecino y un prelado de una región del otro país vecino compartiendo la soberanía formal de un país es, cuanto menos, curioso. Aunque como siempre, todo tiene una explicación:

- Fernando el Católico anexionó Andorra a la Corona de Aragón en 1512.

- Carlos V donó Andorra a Enrique IV de Francia en 1620.

- Francia renunció a sus derechos sobre Andorra en 1789 y el obispo de Urgell pasó a gobernarla.

- Napoleón la anexionó a Francia en 1805

- Liberada por Inglaterra, se reconoció su independencia en 1814, formalizándose un condominio entre Urgell y Francia.

Como vemos, este tira y afloja de Francia y “Catalunya” (Corona de Aragón primero y la Diócesis de Urgell después) con Andorra acabó con un estado independiente con condomio francés y español. Todo tiene una explicación. Hasta los sistemas más extravagantes tienen sus antecedentes históricos. Y es que Andorra ha estado históricamente vinculada a Francia y a Catalunya con unos lazos muy fuertes. No en vano, su idioma oficial es el catalán y tiene unos vínculos originarios muy estrechos con Francia. Todo ello, como imaginaréis, tiene mucho que ver con su himno; y este condominio cultural y político se traduce en una canción patriótica realmente curiosa:

EL GRAN CARLEMANY

“El gran Carlemany, mon pare,        "El gran Carlomagno, mi padre,

dels àrabs em deslliurà,        me liberó de los árabes,   

i del cel vida em donà,        Y del cielo vida me dio,

de Meritxell la gran Mare.        de Meritxell, la gran Madre,

 

Princesa nasquí i Pubilla        Princesa nací y heredera,

entre dos nacions, neutral;        entre dos naciones, neutral

sols resto l'única filla,        Soy la única hija que queda

de l'imperi Carlemany.        del Imperio Carolingio.

 

Creient i lliure onze segles,        Creyente y libre once siglos;

creient i lliure vull ser        creyente y libre quiero ser.

siguin els furs mos tutors        ¡Sean los fueros mis tutores

i mos Prínceps defensors,        y mis Príncipes defensores!

i mos Prínceps defensors!”        ¡Y mis Príncipes defensores!”

La letra es muy indicativa de los valores andorranos. Se remite, nada menos, a la conquista de la Marca Hispánica por parte de Carlomagno para evitar el avance bereber en la Península Ibérica. Vamos, que son el primer bastión de la reconquista cristiana en el nordeste peninsular, y bien orgullosos están de ello. Al igual que están orgullosos de su padre político, el emperador francés Carlomagno, están muy orgullosos de su madre espiritual, la Virgen de Meritxell. Todo ello es un indicativo muy evidente de la importancia de la religión en el Principado de Andorra. El cristianismo frente al Islam.

Pero no sólo eso. La neutralidad es otro de sus valores. Han teniendo la mala suerte de encontrarse entre dos países de gran importancia histórica, como son Francia y España, y han sufrido constantes anexiones y renuncias de soberanía, lo cual les ha llevado a una conclusión: mejor con casarse con nadie. La neutralidad es el mejor aliado que pueden tener frente a esos dos monstruos políticos.

En definitiva, creyente y libre, cristiana y soberana, neutral y con sus propios fueros. Un pequeño resquicio de la Edad Media, en el buen sentido, en el corazón del Sur de Europa. Un país que tiene mucha más historia y cultura de la que, por lo general, suele pensar la gente que sólo sube hacia allí a por tabaco o a por paragüas (aunque esto último ya no se estila demasiado). Un lugar que os recomiendo encarecidamente, y que espero que con esta efeméride os haya podido acercar un poco.

PD: Y como dice Sheldon Cooper en The Big Bang Theory, es el único país del mundo con dos vacas en su bandera. ¡Toma ya!

Contacto

Granollers On Fire contacta@granollersonfire.com