Mi estudio de grabación (2012)

14.04.2015 20:34

No pocas personas, en conversaciones privadas, me han comentado su interés por el fenómeno de los podcast, y han manifestado su voluntad de iniciar un proyecto de este tipo; no obstante, esta voluntad expresa siempre venía acompañada de una retahíla de excusas de muy distinta naturaleza, que iban desde sentir vergüenza hacia la propia voz hasta no disponer de medios materiales para afrontar un programa de radio. Pero el hecho cierto es que no se necesitan grandes medios, ni tener la voz de Constantino Romero, para montar un podcast en condiciones. Sólo hace falta tener paciencia, tiempo y muchas ganas de hacerlo.

Desde luego, por lo menos en mi caso, las cosas han funcionado así. Cuando inicié el proyecto de Granollers On Fire, mis medios eran realmente escasos, por no decir prácticamente idénticos a los de cualquier usuario medio, pero ello no impidió que me sacudiera las excusas, me remangara y me pusiera manos a la obra. Y así, en abril del año 2012, pude colgar en Internet mi primer programa: Especial EBM.

Para que os hagáis una idea de cómo era mi primer estudio de grabación, a continuación os relacionaré los principales componentes que me permitieron realizar mis primeros podcast. Y este fue mi estudio hasta finales de 2012.

Acer TravelMate 5720 (2008)

 

 

 

 

 

 

 

Pues sí. Un ordenador portatil. Y es que cuando me mudé a Granollers con mis suegros, me quedé sin ordenador de sobremesa propio, y sólo pude llevarme el viejo ordenador portatil con el que había estudiado la carrera. Un ordenador muy sencillo, cuya configuración técnica desconozco absolutamente, pero que ha aguantado lo indecible y todavía funciona a día de hoy. De hecho, el presente artículo del blog lo estoy redactando desde este mismo ordenador. 

Desde luego, este elemento es esencial para poder hacer un podcast. Te proporciona la herramienta básica, la estructura imprescindible. Y, la verdad, este viejo compañero de fatigas lleva 7 años aguantándome como un campeón y sirvió como plataforma para los primeros programas de Granollers On Fire.

Audacity 2.0 (2005)

Una vez tenemos la plataforma con la que vamos a trabajar, es necesario establecer el programa con el que haremos la mezcla de la música y nuestra voz. Evidentemente, somos gente amateur, y si queremos hacer un podcast con cierto nivel pero con medios limitados, necesariamente tendremos que preparar el programa en diferido. ¿Qué quiero decir con diferido? Que iremos introduciendo los cortes de voz en el programa y los mezclaremos con la música no en tiempo real, sino mediante una superposición de partners. Existe la posibilidad de grabar en directo con un micrófono, pero os podéis imaginar cuál es el resultado... y la otra posibilidad de es tener una tabla de mezclas profesional. Para empezar, es lo que hay. 

Y aún siendo lo que hay, y siendo gratis, y no disponiendo de demasiados recursos, el programa Audacity es una absoluta maravilla. No imagino programa mejor. Permite jugar con las pistas con total libertad, aplicar efectos, grabar los programas a la máxima calidad de sonido, consume poca RAM y es tan intuitivo que no necesita un previo análisis de funciones. Es tanto como instalar, importar y grabar. Con este programa empecé y con este programa continúo.

Atomix MP3 (2001)

Me consta, por diversas fuentes, que los dj's de vinilo detestan soberanamente a aquellos que pinchamos con este programa, y es que su botón de sync, que iguala las velocidades de los temas, facilita tanto la labor del dj que prácticamente cualquiera puede serlo. Sin quitar la razón a quien piensa de este modo, yo nunca he tenido la posibilidad de tener una mesa de mezclas, reproductores de vinilo y cientos de maxis para pinchar, así que no me ha quedado otra que usar estos programas. Es fácil, sí, no lo niego, pero para preparar la sesión de un podcast a veces es mejor tener facilidades que tener que irla repitiendo varias veces o hacer una chapuza. Soy un negado para igualar velocidades... lo reconozco. Y reconocer las propias debilidades es importante para saber buscar soluciones.

Y este programa es el mejor para lo que yo buscaba. Muchas veces mis podcast están compuestos por una sucesión de canciones, pero en ocasiones propongo mezclas, sesiones o píldoras makineras. Y para ello, me valía, en un primer momento, de este programa. No es gratis, pero como si lo fuera, ya que corren versiones piratas por Internet al alcance de cualquiera. Y funciona de fenómenos.

Zoom Q3 (2011)

Uno de los componentes más profesionales que disponía al iniciar mi andadura por el mundillo de los podcast fue el Zoom Q3. Bueno, no era mío, sino de mi novia, pero tenía mejor calidad que los típicos micrófonos de ordenador. Lo malo: Tenía que grabar sin estar conectado al ordenador y, posteriormente, transferir el archivo de audio al ordenador. Un auténtico coñazo. Este micrófono está pensado para directos, y para grabar vídeo además de audio, por lo que su función no era la que yo le estaba dando. Pero era lo que tenía.

Como veis, un portátil normalito, un programa de edición de audio gratuito, un programa de mezcla de fácil uso y un micrófono que no grababa directamente al ordenador. No me hizo falta más. O menos, según como se mire. Todo ello fue cambiando con el tiempo, pero eso os lo contaré en otro artículo...

 

Contacto

Granollers On Fire contacta@granollersonfire.com