Mi estudio de grabación (2013-2014)

18.04.2015 11:24

En el anterior artículo, compartí con todos vosotros el humilde estudio con el que comencé mi andadura por el mundo de los podcast. Como recordaréis, un ordenador portatil mediocre pero sufridor, un programa de mezclas muy sencillo y un micrófono con grabación diferida. Todo ello, con el paso del tiempo, ha ido cambiando. Cuando un proyecto pasa de ser un mero divertimento a un hobbie en toda su extensión, la posibilidad de invertir en las herramientas que disponía pasó de un deseo a una realidad, y poco a poco, fui ampliando mi estudio de grabación. Mejorándolo a todos los niveles. A continuación, os detallaré cuáles fueron los intrumentos que permitieron esta mejora y que, hasta hace poco menos de un mes, han configurado el estudio de grabación con el que más podcast he realizado. Vamos a conocerlo.

Ordenador de sobremesa GDX System (2013)

Una vez mi estabilidad económica me permitió dejar el piso de mis suegros en Granollers y poder alquilar un pequeño piso en Barcelona, tuve la ocasión de montarme mi propio despacho en una habitación habilitada a tal efecto. Evidentemente, el portatil no sólo se me quedaba pequeño, sino que ya empezaba a causar no pocos problemas, y la verdad es que necesitaba tener, por fin, un ordenador de sobremesa propio. Y a principios del año 2013 adquirí este GDX System, con 4 gigabytes de RAM, procesador Intel Core de 3.30 GHz, 1 terabyte de disco duro y el controvertido Windows 8 como sistema operativo. Un PC modesto, realmente, pero que funciona de fenómenos y es capaz de soportar cualquier tipo de grabación de podcast, por compleja que sea. Que me dure muchos años.

Micrófono AUDIX F50

Uno de los elementos imprescindibles para mejorar la locución de mis podcast era la adquisición de un micrófono profesional. El hecho de grabar los cortes de voz sin conexión directa al ordenador era un verdadero coñazo, y en ocasiones acababa con mi paciencia, así que fui a una tienda de música, me asesoré sobre los mejores micrófonos en relación a su calidad y precio, y me compré el Audix F50. Acompañé la compra con un filtro de espuma y un pie de micrófono de altura variable. Mis podcast, de manera instantánea, empezaron a escucharse mucho mejor, y más aún cuando empecé a ecualizar la voz. Pero este micrófono me dio ese salto cualitativo que necesitaba para que, aún actuando en la escena amateur, mis podcast sonaran profesionales.

Hercules DJ CONTROL MP3 E2

Ya sé que no es una tabla de mezclas con vinilo o Traktor Scratch, pero gracias a esta mesa de mezcla de mp3, que funciona con el programa Virtual DJ, mi experiencia como dj mejoró considerablemente. Dejé de utilizar el ratón para subir y bajar volúmenes, o para nivelar las canciones, y comencé a usar, por primera vez, las manos. Evidentemente, el nivel de sensibilidad no tiene absolutamente nada que ver, y eso me permitió mucho más juego en mis mezclas y sesiones. Una mesa realmente sencilla, en efecto, diría que incluso la más sencilla del mercado, pero como se dice en catalán, de mica en mica s'omple la pica, y poco a poco he ido mejorando mi estudio.

Altavoces Logitech 2.1 Z313

Por supuesto, teniendo mi casa propia, mi despacho propio, mi ordenador propio y mi estudio de grabación mejorado, no podía sino adquirir unos altavoces en condiciones. Dos altavoces para los medios y agudos y un subwoofer pequeño, pero potente, para los graves. Sonido nítido, volumen considerable y precio moderado. La verdad es que estos altavoces Logitech fueron una grandísima compra, y de no ser por mis inoportunos conejos, todavía lo tendría. Sus cables debían ser muy sabrosos...

Así las cosas, mi estudio de grabación pasó de una mezcolanza de dispositivos y programas mediocres a un verdadero santuario de los podcast. Evidentemente, no soy persona que se conforme con poco, por lo que he realizado algunos cambios últimamente, pero eso es algo que ya os contaré en su debido momento. 

Contacto

Granollers On Fire contacta@granollersonfire.com